Mucho más que correr

Este no es un post para deportistas o aficionados al deporte. Este es un post para un tipo de sedentarios que de jóvenes desarrollaron una intensa fobia a correr por el test de Cooper en el Instituto, o bien para aquellos que piensan que correr (llámese también footing o running) es  absurdo o sólo para super héroes.

Nos caracterizamos por una serie de conductas comunes respecto al deporte. Podemos mostrar una pasión desmesurada por éste o una gran apatía, dependiendo de la temporada del año en la que nos encontremos. Por ejemplo, es probable apuntarnos al gimnasio pagando un año por adelantado a principios de enero (o septiembre) y a los 3 meses desaparecer; o ir de vez en cuando a una tienda de deportes y arramplar con cosas que continúan en el armario, con la etiqueta puesta, años después…

A veces nos da, también, por intentar retomar deportes de la niñez como patinar, montar en bici y hasta esquiar creyendo que todo será como cuando tenías 12 años y te llevaron con el colegio a Valdesquí…

Sin embargo, por muchos avances o retrocesos en el tiempo, lo que nunca se nos pasaría por la mente es hacer footing.

Correr forma parte de un imposible ya que está asociado a la creencia de no poder aguantar más de 5 minutos sin ahogarte (literalmente).

Pero empiezas a ver fotos en redes sociales de amigos corriendo que creías que eran como tú. Bueno, no sólo corriendo, como quien da un paseo, sino participando en maratones!.

Durante varios días rumias sobre ello. Piensas, además, que si te enganchas, como parece que le pasa a la gente, tal vez dejarías de ser sedentaria…

Tal vez tú también puedes.

Al poco tiempo hablas con una amiga sobre tus propósitos de septiembre y le comentas esta idea descabellada.  Ella te mira sorprendida y te dice: – ¡Me compré unas zapatillas de correr anteayer!

No sabes si alegrarte o salir huyendo…

Como otras veces, por tu honor, sigues adelante y el día D, con taquicardias antes de empezar, entonas silenciosamente tu mantra “Yo puedo, yo puedo, yo puedo”. Tu meta es aguantar sólo 20 minutos.

Pasas los 5 primeros agónicos minutos,

Escuchas este tema,

Lo consigues!!.

El minuto 21 lo recordarás toda tu vida. Has alcanzado un objetivo inimaginable, has acabado con una creencia que ha marcado un hito.

…Ya que, si puedes correr…

¿qué no puedes hacer?

 

Anuncios

El inicio de las cosas

Ahora sí se acabaron las vacaciones y no sé qué tiene Septiembre para que parezca que Agosto sólo tiene 1 día y se pueda olvidar igual de rápido que llegó.

Además, tengo la sensación de que Septiembre es el Ave Phoenix de Enero. Rescata de las cenizas los buenos propósitos de Enero para que vuelvan a tener sentido y uno piense que se pueden cambiar DEFINITIVAMENTE las cosas.

Es el mes de la voluntad y confianza, del esfuerzo y constancia, la motivación y el entusiasmo, es el mes en el que todo lo que no se ha hecho anteriormente se puede hacer en 30 días.

Septiembre es, sin  duda, el mes de la última oportunidad del año en el que todo se inicia de nuevo:

– Se inician las ganas de volver a trabajar en los proyectos que dejaste inacabados y de forma repentina

– Se inician las ganas de saber y hacer cursos, como los fantásticos cursos  MOOC de los que de diez acabaste uno

– Se inician las ganas de aprender inglés, de ser bilingüe..Como los veranos anteriores que te decías que la próxima vez sí que te entenderían sin tener que gesticular tanto

– Se inician las ganas de ser sano en su concepto más amplío…Esta vez no se trata de adelgazar, sino de Mens Sana in corpore sano. Alimentarse bien, correr más de 40 minutos al día, ser más flexible…

– Se inician las ganas de ser constante. Sabes que las cosas se pueden conseguir manteniendo rutinas, ejercitando la voluntad, organizándose mejor…Esta vez nada te va a despistar de tus objetivos como te pasó en marzo

– Se inician las ganas de escribir un blog. Tienes varios abiertos y ninguno acabas por mantenerlo. Una entrada a la semana puede ser fácil…

Me encanta septiembre y sus oportunidades. Me siento muy animada con mis objetivos y con este Blog…

Quién me dice que esta vez no sea la definitiva?

Inicio