El impacto de los padres en la educación emocional

El etólogo Richard Dawkins afirma en su libro “El gen egoísta” que la existencia humana se debe a la determinación biológica del ADN de perpetuarse. Argumenta en su libro, con multitud de datos, que “somos máquinas creadas por nuestros genes” y que la cualidad egoísta de éstos hará que los seres humanos se comporten como determinan sus genes: egoístamente. Desde este punto de vista, una sociedad basada en el altruismo, en la generosidad y en la cooperación debe ser construida desde principios éticos y morales, porque desde nuestra biología no es posible.

El “amor” es el protagonista de este plan a través de un proceso neurobiológico que garantiza la supervivencia de la especie. Este proceso se produce cuando nos enamoramos, y de forma semejante las mujeres vivirán, durante el embarazo y cuando sean madres, ajustes hormonales, neuroquímicos y de neurotransmisión que ayudarán a que se establezca el apego con el recién nacido. Los lazos que se establecen, durante el primer año sobre todo,  se deberán en gran medida por el aumento de oxitocina y prolactina que están vinculadas a la lactancia, la calma y el bienestar del bebé.

Sigue leyendo

Anuncios

Prohibido sentir

“Las emociones son un aspecto fundamental de las personas, imprescindibles para comprender a los seres humanos” decía el filósofo Spinoza del S.XVII rescatado por Antonio Damasio en su libro sobre la neurobiología de la emoción “En busca de Spinoza”.

Sin embargo, siguiendo el pensamiento de filósofos anteriores a él, y posteriores, Spinoza no dice nuevo al pensar que las emociones debían estar bajo el dominio de la razón o en caso contrario la persona se sometería a las pasiones.

Daniel Goleman en 1995 rompe con el mito de la supremacía de la razón frente a las emociones al recopilar en su libro Inteligencia Emocional los estudios realizados por psicólogos y neurocientíficos que prueban la importancia de las emociones por su papel determinante en:

Sigue leyendo