El impacto de los padres en la educación emocional

El etólogo Richard Dawkins afirma en su libro “El gen egoísta” que la existencia humana se debe a la determinación biológica del ADN de perpetuarse. Argumenta en su libro, con multitud de datos, que “somos máquinas creadas por nuestros genes” y que la cualidad egoísta de éstos hará que los seres humanos se comporten como determinan sus genes: egoístamente. Desde este punto de vista, una sociedad basada en el altruismo, en la generosidad y en la cooperación debe ser construida desde principios éticos y morales, porque desde nuestra biología no es posible.

El “amor” es el protagonista de este plan a través de un proceso neurobiológico que garantiza la supervivencia de la especie. Este proceso se produce cuando nos enamoramos, y de forma semejante las mujeres vivirán, durante el embarazo y cuando sean madres, ajustes hormonales, neuroquímicos y de neurotransmisión que ayudarán a que se establezca el apego con el recién nacido. Los lazos que se establecen, durante el primer año sobre todo,  se deberán en gran medida por el aumento de oxitocina y prolactina que están vinculadas a la lactancia, la calma y el bienestar del bebé.

Sigue leyendo

Anuncios