Las palabras sexys del desarrollo personal

Hace unas semanas hablando con mi pareja sobre mi proyecto, él me decía que la única manera en la que se podía “vender” conciencia era empleando palabras sexys, que las que yo uso no las entiende nadie.

Él en sus reuniones emplea, siempre que puede, palabras seductoras. No es lo mismo hablarle durante más de media hora a un cliente sobre tecnología en la nube, y esas cosas en las que él trabaja (que tampoco las entiendo), que ir colando cada cierto tiempo conceptos que suenan bien y son vendibles. Su empresa, de hecho, tiene un CATÁLOGO de palabras sexys (!!).

No había sido tan consciente hasta ese momento que no paramos de vender los envoltorios de los caramelos. Palabras bonitas, marketinianas, vacías de contenido y con la promesa de sugus que nunca llegan.

Nada más acabar nuestra conversación me puse a investigar en Internet para ver si los psicólogos también tenemos  nuestro catálogo de palabras sexys. 

Mi búsqueda, infructuosa, me ha lpalabras sexyslevado hasta el día de hoy. Esta mañana, hablando con un colega, he visto claro que nuestro catálogo se lo debimos “prestar” a otros. Los coaches, por ejemplo, han sabido encontrar el hueco que no ocupaba la psicología y trabajar los problemas desde un enfoque pragmático y atractivo.

Sueño, ilusión, imposible, pasión…Sexy

Problema, autoconocimiento, reflexión…Baja la libido

Tengo que dar la razón a mi chico. Las palabras sexys son imprescindibles para llegar a la gente, eso está claro. El marketing y la publicidad lo han sabido hacer muy bien: ya no compramos productos, sino emociones; no somos clientes, sino seguidores…

Pero…

¿Queremos vivir en una especie de Show de Truman?

Tal vez en un corto espacio de tiempo nos sintamos cada vez más preparados para comprar verdades sin azúcar, quitar las estrellas de la pared para buscarlas en el cielo y mirarnos al espejo sin  juzgarnos.

Tal vez. Ese es mi oscuro deseo.

Pero ¿tú qué opinas?

Anuncios

7 comentarios en “Las palabras sexys del desarrollo personal

  1. “El marketing y la publicidad lo han sabido hacer muy bien: ya no compramos productos, sino emociones; no somos clientes, sino seguidores…”

    Esa es la clave. Hablando como comercial o “consultora especializada en turismo” que suena más sexy, me enseñaron que la comunicación efectiva siempre es un 20% lo que dices y un 80% como lo dices y tenía razón.
    Por supuesto que un discurso seductor hace que se posen las ideas, no hay que dar datos, ni números hay que contar historias, experiencias y provocar emociones que lleguen hasta el final del discurso porque la emoción y la sorpresa se recuerdan, los datos, no.

    Si sumas a eso un comunicador sincero, el éxito es seguro.

    Muy interesante y muy interesantes las respuestas que has tenido a lo publicado, nos has hecho pensar 😉

    Me gusta

    • Muchas gracias Susana por tus comentarios! Muy interesante la proporción que hay entre los datos y el mensaje emocional. Me pregunto si lo seductor y lo emocional es lo mismo, si tal vez lo sexy es el disfraz de lo emocional…Gracias!

      Me gusta

  2. Me ha encantado tu reflexión Noelia!!
    Has hecho del tema “de la identificación de forma igual a contenido “ algo SEXY.

    También me has hecho pensar en las distintas maneras de ser sexy o encontrar algo sexy…

    En fin… que además de dar profundidad en pocas líneas…has mostrado un ejemplo de envoltura seductora a un articulo, y en este caso forma (título) y contenido están alineados. Muy bueno!

    Le gusta a 1 persona

    • Muchísimas gracias por tu comentario Carme. Me ha hecho pensar si lo seductor en un discurso puede conseguir que una idea se pose y reflexione. Si esto es así, y el comunicador es sincero, me parece maravilloso. Si el comunicador no es coherente, o no cumple sus promesas como en política…Eso es otra cosa. A eso se le llamaría jugar con la seducción. Gracias!

      Me gusta

  3. Gracias Noelia… comparto la opinión de lo importante que es un vocabulario sexy. Conectamos desde la emoción no desde la razón. El movimiento se produce desde la cadera, desde eso que no sé cómo llamar, pero que sabe a “sígueme”. Súmame, acércate, hazme vibrar… ¿y que me dices de lo que hablamos sin decir palabra? Acompañar las palabras de gestos que se balancean, que persuaden, que hacen “click” con los dedos, que guiñan un ojo desde el “vente conmigo”… Emoción… desde ahí arranca un mundo de compartires tan bueno…

    Le gusta a 1 persona

Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s