La importancia de conocerse

Para Carl Jung  el mayor mal del mundo se encontraba dentro del ser humano, en su mente. Decía que cualquier líder político podía levantarse un día con la idea de que la nación estaba siendo atacada por un “enemigo” y convencer a todo el mundo de iniciar una guerra…

Según este psicólogo suizo, lo que amenaza a las personas es el desconocimiento que tienen de sí mismas. Cuánto mayor es la brecha entre el consciente y el inconsciente, mayor será el  auto engaño y la probabilidad de futuros problemas.

Para explicar los niveles de conciencia Jung acude al arquetipo de la Sombra, entre otros. La sombra es todo lo que hemos arrojado al inconsciente por temor a ser rechazados por las personas que nos cuidaron.

Por ejemplo, imaginemos un niño que se ha educado en un entorno donde lo que se valora es el trabajo duro, y no la propia satisfacción. Este niño, que es muy social y creativo, aprenderá a ocultar sus habilidades y debilidades para ganar el amor y respeto de su familia y a rechazar a los que muestren comportamientos diferentes de los que son aceptados en su contexto.

Cuando sea mayor y se encuentre con personas creativas,  que busquen conciliación familiar, etc. sentirá una profunda aversión, posicionándose en el lugar de alguien que se esfuerza duramente en los negocios y se tiene que sacrificar en su vida personal. Lo más seguro es que se enamore, sin embargo, de alguien que le deslumbre con habilidades que cree no tener y que anhela para sí como, por ejemplo, la sociabilidad.

Podemos ver aquí el juego continuo entre el consciente e inconsciente que nos muestra tanto la máscara como nuestra identidad.

Luces y sombras

El desarrollo de la persona para ser feliz pasará en algún momento por la confrontación consigo mismo. En la mayoría de las ocasiones no será algo que busque, sino que se encontrará por las malas ante situaciones críticas como un despido, una enfermedad grave, un divorcio o separación, la muerte de un familiar, etc.

Cuesta entender cómo ser fiel a otros para ser querido se puede volver en contra mostrando el teatro de nuestra vida, pero pensemos que le suceden a las cosas cuando les damos un mal uso o no respetamos su naturaleza.

La falta de coherencia, entre lo que somos y hemos tenido que ser, se manifestará en forma de crisis, como he mencionado antes, y lo que queda es la pregunta de si merece la pena ir contra uno mismo.

Lo que niegas te somete, lo que aceptas te transforma

                                                                                   Carl Gustav Jung

Si quieres aprender un poco sobre tu Sombra puedes pinchar en los siguientes enlaces:

Desarrollo de la Sombra

Estrategias para reconocer la sombra

Anuncios

Estrategias para reconocer la sombra

Hay 3 estrategias para reconocer la sombra.

1) PREGUNTAS

¿CuáPreguntales son los aspectos más halagadores de tu ego social, aquellos que te gustaría que los demás reconociesen?

¿Cuáles son las cualidades que rechazas para que te reconozcan? Por ejemplo, si has querido ser una persona dulce, generosa y sonriente  es muy probable que hayas tenido que disimular tu agresividad, egocentrismo y accesos de mal humor.

¿Qué tema (s) de discusión tiendes a evitar en tus conversaciones? Los temas que se eluden revelan el miedo a revelar un aspecto              vergonzoso de si mismo.

  ¿En qué situaciones sientes que te pones nervioso, hipersensible y a la defensiva? ¿Qué tipo de observaciones te sobresaltan?

  ¿En qué situaciones te sientes inferior o que te falta confianza sobre ti mismo?

¿En qué situaciones experimentas vergüenza? ¿En qué terreno te causa pánico la idea de mostrar una debilidad?

¿Qué clases de críticas te ponen nervioso o incluso te irritan?

¿Tienes dificultades para aceptar un cumplido? ¿Cuál es el motivo para defenderte?

¿Te sientes insatisfecho de ti mismo? ¿En qué aspecto/s?

¿Por qué cualidad se distinguía tu familia en tu medio?

 2) SUEÑOS

La sombra habita en los sueños. En general tiene la forma de un personaje del mismo sexo que el soñador con aspecto siniestro, amenazante, repugnante u hostil.

A veces, la sombra adopta la forma de un animal feroz: serpiente, perro rabioso, león salvaje, etc.

Los sueños en los que la sombra pasa al ataque advierten al que sueña de la urgencia de tener en cuenta su lado oscuro, de hacerlo emerger a la conciencia para, finalmente acogerlo como una parte integrante de él mismo.

3) PROYECCIONES EN OTROS

La proyección es casi siempre inconsciente y de lo único que es consciente la persona es que está bajo la influencia de un sentimiento  de atracción o rechazo hacia una serie de cualidades que percibe fuera de lo que realmente están dentro a nivel inconsciente.

Por ejemplo, se puede sentir ira ante personas que son lentas en vez de ser consciente de la propia lentitud, ya sea física o mental.

Se tiene que distinguir una observación objetiva con la proyección de la sombra. Cuando uno puede hacer una observación sin enjuiciar ni sentirse afectado no está proyectando. Pero cuando uno se pone nervioso, se altera o algo lo trastorna estamos ante una proyección.

Desarrollo de la Sombra


La sombra se desarrolla por las PROHIBICIONES a una serie de cosas durante la infancia, como:

Prohibiciones de llegar a ser uno mismo:

Prohibido crecer o cambiar, pensar en uno mismo, atraer la atención sobre sí, ser una mujer o un hombre, estar sano o enfermo, tener tiempo libre, tener originalidades, sentirse amado por sí mismo o estar orgulloso de uno, retirarse aparte para estar solo, etc.

Prohibiciones relativas a las emociones:

Prohibido expresar emociones como el miedo, los celos, la cólera, la ternura, la tristeza, etc. Prohibido incluso pensar en vivir algunas emociones; prohibido ser sensual o querer el placer sexual, sentirse pequeño y vulnerable, etc.

Prohibiciones relativas a los aprendizajes:

Prohibido experimentar, aprender, no saber o sentirse ignorante; prohibido distinguirse de los otros por talentos como el dibujo, la danza, la facilidad de palabra; prohibido ser competente, sentirse incompetente, cometer errores, ser inteligente o  intelectual, triunfar, tener fe, expresar esta fe en público, etc.

Prohibiciones relativas a la intimidad

Prohibido hacer amigos, tener una vida íntima, manifestar el afecto con palabras o gestos, amar a tal o cual raza extranjera, confiar, etc.

Prohibiciones relativas a la autoafirmación

Prohibido pedir o rechazar, expresar la propia opinión, tener proyectos, ser conservador o vanguardista, servirse del propio juicio para discernir qué personas son beneficiosas y cuáles perjudiciales; prohibido estar orgulloso de uno mismo, creerse amable o capaz, etc.

 prohibido

El doble sentido en las relaciones (II)

Según las conclusiones de Esther Parel en su investigación sobre la Inteligencia Erótica, las personas encuentran más atractiva a su pareja cuando:

1. No está. Cuando la pareja está separada surge el miedo y la imaginación que refuerzan el deseo.

2. La ves en su elemento, trabajando o relacionándose con otros. La perspectiva que da la distancia permite ver los valores activos del otro.

3. Hay sorpresa o novedad. Salir de la rutina, jugar juntos, reírse, el misterio, etc. favorece las emociones positivas y con ello el deseo.

Podríamos decir entonces, mirándolo desde el otro lado, que lo que apaga el deseo es:

1. La falta de distancia, de espacio e independencia entre los miembros de la pareja.

2. Estar pendiente de las necesidades de cuidado propias o ajenas.

3. La rutina en la relación.

Hay que añadir dos factores que son decisivos al inicio de una relación, y también para que esta acabe: el efecto halo y el proceso químico del enamoramiento.

El efecto halo se produce en la primera fase de la relación cuando atribuimos a la persona que nos gusta, pero que no conocemos, ciertas virtudes.  La impresión que tenemos, nada más conocer a ese alguien que nos atrae, se traslada a la idealización del hombre / mujer perfecto que buscamos. Asimismo, nosotros adoptamos un rol que busca ajustarse a la persona que el otro desea.

Este juego, que es natural y forma parte del cortejo, finaliza cuando dejamos, con el tiempo, de ser un misterio.

Por otro lado, el amor es un proceso químico. El deseo está en el cerebro en un cóctel de endorfinas (similar a la morfina) y otras sustancias que provocan el “enganche”, y los consiguientes problemas cuando dejan de segregarse.

Amor

Dado que en la unión entre dos personas interviene la química ¿qué hay después de que las hormonas lleguen a su línea mortal, aproximadamente a los tres años?

Una vez que ya no existe el enganche químico, continuar es una decisión racional. En esta segunda fase de la relación, las endorfinas dan paso al amor “real”, con gafas, y la pareja se enfrenta o bien a un desierto que le llevará a separarse, o continuar unidos por cariño o no estar solos o desarrollar un proyecto en común en el que disfrutar y aprender juntos, crear una familia, etc. pueden ser las metas.

En una tercera fase, cuando los miembros de la pareja dejan de sentir esa pasión y el miedo por ser abandonado, se suele bajar la guarda en cumplir el papel de amante perfecto para enamorar al otro y es el día el que marca las pautas, dejando poco tiempo para parar y ver si la dirección es la correcta.

Es aquí cuando se empieza a poner en evidencia que parte de lo que nos enamoró ya no está. Algunos defectos del otro, que al principio eran adorables, se hacen insoportables. Es difícil ver que tu compañero/a era así desde el principio, alguien humano.

La pareja llega inevitablemente a la siguiente decisión ¿salir juntos o separados de la crisis?.

El camino que se tome en este momento ya no estará tan marcado por lo que la relación quiere, sino por lo que dos individuos necesitan.

Si la pareja se separa cada miembro se encontrará ante desafíos que van desde ser independiente económicamente, emocionalmente, generar hábitos diferentes, relacionarse en entornos distintos…A la vez, dirigirse hacia un futuro en solitario que hará sentir miedo por la incertidumbre y el peso del pasado.

Si la relación ha durado muchos años, ser uno es el mayor reto. Pasar del enganche emocional, que te puede arrastrar a malas decisiones con otros “efectos halos”, a ser una persona que puede estar consiga misma y ser feliz.

Esta persona que se va conociendo, solventando los problemas en solitario, que aprende a reconocer sus cualidades y debilidades aceptándolas, y que va construyendo una vida sin prisa…es capaz ahora de reconciliar el amor y el deseo.

Y desde aquí se recuerda que para ser dos es necesario:

1. Ser uno, independiente

2. Reconocer los valores propios y del otro

3. Tener una actitud creativa ante los problemas y el día a día

Amar no es mirarse el uno al otro; es mirar juntos en la misma dirección

Antoine de Saint-Exupery

Mucho más que correr

Este no es un post para deportistas o aficionados al deporte. Este es un post para un tipo de sedentarios que de jóvenes desarrollaron una intensa fobia a correr por el test de Cooper en el Instituto, o bien para aquellos que piensan que correr (llámese también footing o running) es  absurdo o sólo para super héroes.

Nos caracterizamos por una serie de conductas comunes respecto al deporte. Podemos mostrar una pasión desmesurada por éste o una gran apatía, dependiendo de la temporada del año en la que nos encontremos. Por ejemplo, es probable apuntarnos al gimnasio pagando un año por adelantado a principios de enero (o septiembre) y a los 3 meses desaparecer; o ir de vez en cuando a una tienda de deportes y arramplar con cosas que continúan en el armario, con la etiqueta puesta, años después…

A veces nos da, también, por intentar retomar deportes de la niñez como patinar, montar en bici y hasta esquiar creyendo que todo será como cuando tenías 12 años y te llevaron con el colegio a Valdesquí…

Sin embargo, por muchos avances o retrocesos en el tiempo, lo que nunca se nos pasaría por la mente es hacer footing.

Correr forma parte de un imposible ya que está asociado a la creencia de no poder aguantar más de 5 minutos sin ahogarte (literalmente).

Pero empiezas a ver fotos en redes sociales de amigos corriendo que creías que eran como tú. Bueno, no sólo corriendo, como quien da un paseo, sino participando en maratones!.

Durante varios días rumias sobre ello. Piensas, además, que si te enganchas, como parece que le pasa a la gente, tal vez dejarías de ser sedentaria…

Tal vez tú también puedes.

Al poco tiempo hablas con una amiga sobre tus propósitos de septiembre y le comentas esta idea descabellada.  Ella te mira sorprendida y te dice: – ¡Me compré unas zapatillas de correr anteayer!

No sabes si alegrarte o salir huyendo…

Como otras veces, por tu honor, sigues adelante y el día D, con taquicardias antes de empezar, entonas silenciosamente tu mantra “Yo puedo, yo puedo, yo puedo”. Tu meta es aguantar sólo 20 minutos.

Pasas los 5 primeros agónicos minutos,

Escuchas este tema,

Lo consigues!!.

El minuto 21 lo recordarás toda tu vida. Has alcanzado un objetivo inimaginable, has acabado con una creencia que ha marcado un hito.

…Ya que, si puedes correr…

¿qué no puedes hacer?

 

El doble sentido en las relaciones (I)

¿Por qué el sexo desaparece en parejas que aún se quieren? ¿Por qué una buena relación no garantiza buen sexo? Y ¿por qué dejamos de desear lo que tenemos y deseamos lo prohibido?

Así inicia esta charla de 19 minutos llamada “The secret to desire in a long-term relationship”  Esther Parel en TED TV.

Según dice, el ser humano vive una contradicción desde que es un niño entre lo que ama y lo que desea. El amor supone seguridad, equilibrio, confianza, reciprocidad, hogar como dice ella; mientras que el deseo implica aventura, sorpresa, riesgo, incertidumbre, avanzar sin carga.

Cada uno de nosotros hemos aprendido un patrón distinto sobre el amor. Puede que de pequeño estuvieras muy apegado a tu madre/padre y lo que vivieras, en cambio, fuera su ausencia; o que te gustara más estar a tu aire pero tu padre o madre te sobreprotegían y te “pedían” afecto; o puede que vivieras una ambivalencia en el afecto en el que a veces, y sin saber por qué, te sentías querido pero otras te ignoraban y/o peor aún te maltrataban…

En cualquiera de los casos, el niño para su desarrollo afectivo y práctico en la vida necesita sentir tanto que tiene un hogar, como que puede alejarse y explorar el mundo aprendiendo así a enfrentarse a las dificultades por sí mismo.

El hecho de que no hayamos aprendido a balancear el amor y el deseo (la seguridad y la libertad / la confianza y la incertidumbre) nos lleva a vivir conflictos en distintas áreas de nuestra vida que son más evidentes en las relaciones personales.

Hoy en día, la pareja de larga duración está en crisis y aunque cada caso es un mundo, lo cierto, como dice Esther Parel es que vivimos una dicotomía entre lo que queremos y lo que deseamos.

Reflexionando sobre todo esto me ha venido a la mente el libro 50 sombras de Grey. Opiniones aparte, esta novela evidencia, por su número de ventas, que necesitamos el erotismo, lo nuevo y la aventura en nuestra vida y, por otro lado, que nos hagan sentir seguros a través del compromiso. También transmite una idea, descabellada y peligrosa para las -y no tan- adolescentes, que el mundo de las princesas y príncipes existe y nos pueden entregar amor y pasión con la misma intensidad hasta que la muerte nos separe.

Amor y deseo

Sabemos que una relación en el mundo real, al igual que en cualquier trabajo, requiere voluntad, constancia, motivación y mimo.

La pregunta que nos debemos hacer es si esto merece la pena.

Si es así, y queremos apostar por la persona que nos cambió el mundo cuando la conocimos, busca la respuesta a la pregunta que ha hecho a Esther Parel recorrer el mundo ¿Cuándo encuentras a tu pareja más atractiva?.

Las respuestas que ella encontró las puedes ver en su vídeo que es como un buen libro de cabecera. Disfrútalo!